lunes, 7 de abril de 2008

Breve Historia de Cordero - Capt. I

La historia de este pequeño pueblo se remonta a un 26 de noviembre de 1871, cuando varios hacendados después del terremoto que había asolado aquellas regiones hacía pocos años, construyeron una capilla dedicada a la Virgen María Auxiliadora como promesa que habían hecho con tal que no se repitieran nuevos movimientos sísmicos y mayores daños.

Existieron grandes haciendas cafetaleras y de caña de azúcar en el hermoso valle de Cordero, con una temperatura baja y agradable, bordeado de grandes cerros y bañado por el “río Torbes” y las quebradas “La Cordera” y “La García”.

Estos hacendados ante el aspecto físico de la meseta de Cordero, muy plana, y con leve inclinación, decidieron fundar en el valle un pueblo que se había de llamar “Cordero”, a tal efecto, planificaron la plaza frente de la Iglesia y empezaron a construir viviendas.

Dadas las condiciones del clima y ubicación del valle muchas familias de las aldeas vecinas (Salomón, Pan de Azúcar, Monte Carmelo, Las Guamas, El Fical, etc.,) se trasladaron a Cordero e instalaron sus hogares.

De esta manera paulatinamente fue creciendo el pueblito de Cordero el cual se convirtió en una pequeña plaza comercial cafetalera donde acudía todo el café cosechado en las haciendas vecinas, para ser transportado a Estación Táchira (hoy San Félix) donde se encontraba ubicada la Estación Terminal del “Gran Ferrocarril del Táchira”.

Desde 1937, Cordero es la capital del Municipio “Andrés Bello” y en su Plaza Bolívar se encuentra una de las estatuas ecuestres más grandes de nuestro Libertador.

Una de las más importantes haciendas de Cordero de los años 30 es la hacienda de los Hermanos Chacón. Don Rufo Chacón, don Abelardo Chacón y Monseñor Acacio Chacón, Arzobispo de Mérida.

Esta hacienda contaba con grandes extensiones de siembra de caña de azúcar y plantaciones de café. En pleno centro de Cordero se encontraba la casona principal con grandes comedores y al lado estaban los patios enladrillados para el “secado del café”, así como el trapiche para la caña de azúcar y las instalaciones para el proceso del café, el cual era accionado mediante energía hidráulica. El trapiche además de producir papelón tenía las instalaciones para el trillado del café (eliminar la cáscara).
Recuerdo que en época de cosecha había diariamente como 20 mujeres, las cuales en canastos sujetos a la cintura recolectaban manualmente el fruto maduro del café en las plantaciones. Luego de secado en los patios y trillado el café en las instalaciones, las mismas mujeres en grandes mesones se encargaban de “despajar” (seleccionar los granos buenos del café, eliminando los malos y partidos para garantizar su calidad) el café para su empacado y comercializado.

Entre los ilustres habitantes de la época recuerdo los siguientes:
Don Juan Casanova
· Don Rafael Ramírez
Don Epitacio Arellano
Don Juan Roa
Don Heliodoro Bonilla
Don Fausto Cárdenas
Don José Horacio Vivas Becerra (mi padre)
Don Rufo Chacón

Y así muchos otros que menciona mi hermano Justo en su poema “El Cordero de antaño”.

De estos hombres tan grandes surgieron: médicos, abogados, arquitectos, ingenieros, sacerdotes, obispos, y hombres de industria, así como también madres y damas ilustres que son el orgullo del Cordero presente.

Cordero en la historia
Leyendo el diario del “Viaje de Lima a Caracas” efectuado entre finales de 1740 e inicios de 1741 por el notable viajero Miguel De Santi Steva, a lomo de mula, encontré la siguiente anotación “…almorzamos y dormimos en una hospitalaria hacienda situada en el hermoso valle de Cordero, y en la madrugada continuamos viaje hacia La Grita”, que demuestra que ya el nombre de Cordero existía para esa fecha.

La “Pelea de Cordero”
Llaman así los veteranos que estuvieron allá, a la batalla que en los días del 26 al 28 de julio de 1899 se dio en su valle, Cipriano Castro, Jefe de la Revolución Liberal Restauradora, con casi 2.000 hombres, resistió a los 6.000 de Antonio Fernández enviado por el Gobierno Central para someterlo. El encuentro fue largo, sangriento, con muchos muertos, no hubo vencidos ni vencedores, Castro se retiró, aumentó su tropa y siguió hacia Tovar. Mérida y Tocuyito, llegando triunfante al Capitolio. En Cordero combatieron a su lado Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras.

1 comentario:

cesar ramirez dijo...

CORDERO Y SU HISTORIA MUY BELLO MI PUEBLO