jueves, 18 de junio de 2009

Embalse de Guri

Se selecciona el cañón de Nekuima, 90 Kms aguas arriba de la confluencia del Caroní con el Orinoco, para construir un embalse y una Central Hidroeléctrica de gran capacidad. El 8 de agosto de 1963, previa licitación pública internacional, se firmó el contrato para la ejecución del Proyecto Guri. Con el nombre de "Primera Etapa" se designó al proyecto de la Central que comenzó a construirse en noviembre de 1968. En ese mismo año al comenzar a subir el nivel de las aguas, se realizó una operación de rescate de la fauna que vivía en las islas y costas del lago que se estaba formando.
La primera etapa de esta obra fue concluída en 1978 con diez unidades, cuya potencia suma un total de 2.065 MW a la cota 213 metros.

El área inundada corespondiente al embalse fue de 800 Km cuadrados y el lago alcanzó los 17 millones de métricos cúbicos. La etapa final de Guri se completó entre 1978 y 1989 con el realzamiento de la presa de gravedad en ambas márgenes del río y una nueva sala de máquinas con diez unidades. La potencia total de la Central Hidroeléctrica Guri, hoy " Raúl Leoni" es del 10.000 MW. El área inundada es de 4.250 KM cuadrados y el volumen de agua almacenado alcanza los 135.000 millones de metros cúbicos. En los actuales momentos la Central " Raúl Leoni" es la segunda planta de mayor potencial instalada en el mundo, después de la Central de Itapú ( entre Brasil y Paraguay).
Operación Rescate - Guri.

A fines de 1967 ante la extensión del área que se preveía iba a inundar el embalse Guri, la CVG EDELCA C.A promovió una reunión con diversos representantes de la Asociación Nacional para la Defensa de la Naturaleza, de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, de la Sociedad Protectora de Animales; del Jardín Zoológico " El Pinar" y otros organismos con el fin de designar una comisiòn a cuyo cargo estarían las operaciones de rescate de la fauna que se encontraría en grave peligro de desaparecer cuando las aguas subiesen de nivel.

Como resultado de estas primeras actividades se formó un Comité Ejecutivo Nacional integrado por todas las entidades ya nombradas y del seno de la cual nació una comisión de campo que ha llevado directamente ésta operación en el mismo lago de Guri. Desde el primer momento se decidió además que el personal de rescate estaría constituído por trabajdores de la zona, conocedores de la fauna regional y de la forma de capturarla, y de indios mariquitares, que con la colaboración de diversos cuerpos de bomberos y bajo vigilancia de estos en materia de seguridad y primeros auxilios realizarían las labores de rescate. Incluso el General Rafael Alfonso Ravard participó activamente en dicha operación.

Los resultados obtenidos han superado las apreciaciones originales. La mayor parte de los animales han sido liberados en zonas previamente determinadas a tal fin y otros enviados al Parque Cachamay a los zoológicos del Parque del Este, El Pinar, Maracay y Barquisimeto. A través de los envios a Caracas se han promovido diversas actividades científicas entre las cuales cabe destacar las emprendidas por la División de Fauna del MAC, Museo de Ciencias Naturales, Instituto de Zoología Tropical de la Universidad Central de Venezuela y algunos otros.

Resumen de animales rescatados ( hasta el 31 de diciembre de 1968):

·                     Enviados al Parque Cachamay : 1.809
·                     Enviados a zoológicos diversos: 652
·                     Enviados a Instituciones Científicas: 750
·                     Procesados para estudios científicos: 22
·                     Procesados como piezas de museo : 162
·                     Animales liberados: 14.059
·                     En la Estación del Mirador: 82
·                     Animales muertos accidentalmente: 628
·                     Total : 180.161

Con motivo de la operación rescate llevada a cabo en 1968 se extrajeron los petróglificos indígenas del cañón del Nekuima. Esto promovió la continuación de las investigaciones arqueológicas de Guayana mediante el Proyecto Orinoco. En 1969 se descubrieron numerosos yacimientos cerámicos prehispánicos y se hizo el levantamiento completo de las pinturas rupestres de la Cueva del Elefante. Muchos de estos hallazgos se exiben hoy día en las salas del Eco Museo del Caroní.

Comentario Conservacionista por Carlos Rivero Blanco:

"Esa represa generadora de eléctricidad para una importante porción de Venezuela, fue inaugurada en 1968 luego de largos años de trabajo. En ese mismo año antes de su inauguración, al comenzar a subir el nivel de las aguas, se realizó una operación de rescate de la fauna que vivía en las islas y costas del lago que se estaba formando. Durante un par de meses todo fue movimiento. La actividad de ubicación y rescate de los animales fue febril. Las cuadrillas de indígenas que trabajaron en las operaciones de captura y reubicación de los animales usaban largas curiaras, pintadas de anarajando, con potentes motores fuera de borda y dotadas de bolsas para transportar a los animales.

La utilidad de la operación se debió a la celeridad con que subiría el nivel del agua. Muchos animales murieron en la odisea; muchos sobrevivieron y encontraron un nuevo hogar. Quienes participamos de una u otra manera hicimos lo que nos dictó nuestra conciencia hacia la naturaleza. El impacto de la represa fue importante y aleccionador.



Años más tarde en una segunda sesión de incremento del nivel, se hizo una operación diferente, debido a que la velocidad de llenado fue menor. Hoy día, el atardecer en esos parajes transmite quietud, paz, tranquilidad y sosiego, cuando las luces reflejan en la superficie de un recodo del gran lago y nos traen memorias de treinta años o más."