lunes, 7 de abril de 2008

El dique de La Cordera - Capt. VII

Existieron en Cordero dos (2) maneras muy peculiares relacionadas con el al uso del agua de la quebrada de La Cordera como energía hidráulica:
La puesta en marcha del ingenio para procesar el café y la caña de azúcar en la hacienda de los hermanos Chacón.
La Central Hidroeléctrica El Torbes ubicada en “El Llanito”, aldea de Cordero.

Ingenio de la hacienda Chacón:
Los hermanos Chacón (don Abelardo, don Rufo y Monseñor Acacio Chacón), lograron represar y desviar gran parte del agua de La Cordera hacia el valle, desde la parte alta de Cordero, más arriba del caserío “La Cruz”. A tal efecto, sin tractores ni maquinarias pesada, construyeron un pequeño canal a todo lo largo del valle, para que corriera el agua hacia el pueblo y a la casona de la hacienda. El agua servía para el consumo y como energía eléctrica.

Recuerdo que había en el trapiche una gran rueda de madera de unos tres (3) metros de diámetro y unos 30 centímetros de espesor, la cual tenía en su periferia una serie de cangilones de unos 30 centímetros de profundidad. El eje de la rueda se podía acoplar y desacoplar directamente al molino de la caña de azúcar y además tenía poleas para conectar el movimiento del eje mediante correas a la trilladora de café.

Cuando se quería poner en marcha el ingenio, había que desviar gran parte del agua del canal hacia el trapiche, la cual llegaba por una canaleta de madera y caía tangencialmente en los cangilones de la gran rueda, la cual comenzaba a girar inmediatamente. La velocidad de la rueda era regulada por una mayor o menor cantidad de agua en el canal, en función a la inercia creada por el volante del diámetro de la rueda. El rendimiento era tan eficiente que simultáneamente se molía caña de azúcar y se procesaba el café. Era lo que se conoce hoy en día como “tecnología popular”.

En una visita que hice a Cordero en 1.958 encontré que un motor a gasolina había reemplazado a la rueda, sin embargo, la rueda fue conservada como pieza de museo.

Central Hidroeléctrica “El Torbes”
Esta central estuvo activa desde 1930 hasta 1955, suministrando electricidad a San Cristóbal, Táriba y Palmira.

Para estos años existió un dique de concreto en la quebrada de “La Cordera” a unos 50 metros del puente colgante del mismo nombre. Este dique fue construido en 1930 por la Compañía Hidroeléctrica del Torbes, con el fin de represar el agua de la quebrada y desviarla por medio de un gran canal, también de concreto, hacia la aldea “El Llanito” situada a unos tres (3) kilómetros de Cordero en dirección a Táriba.

La meseta de Cordero termina en la aldea de “El Llanito”, en este sitio existe un marcado desnivel en relación al nivel del río Torbes. Al final de la meseta la Compañía Hidroeléctrica construyó un dique o piscina gigante para almacenar el agua de La Cordera traída por el canal antes citado. La sala de máquinas estaba en la ribera del río Torbes y el dique se encontraba a unos 40 metros de altura. Esta caída de agua movía las turbinas para generar la electricidad requerida. La Central Hidroeléctrica del Torbes estuvo suministrando electricidad a San Cristóbal, Táriba y Palmira por 25 años.

En 1955 al construirse la planta termoeléctrica de La Fría, fue desmantelada la Hidroeléctrica del Torbes. En el dique de La Cordera aprendimos a nadar y era la diversión dominical para los adultos y muchachos del pueblo.

Después de 1955 en una época de lluvias, la quebrada de La Cordera en una crecida destrozó el puente metálico colgante y nuestro célebre dique. Lo mismo hizo el río Torbes con un puente similar que comunicaba San Cristóbal con Táriba, que sufrió daños importantes.