lunes, 8 de junio de 2009

El Parque Industrial Metalmecánico de Ciudad Guayana

El Parque Industrial Metalmecánico de Ciudad Guayana es uno de los más completos e importantes del Sur-Oriente del país. Comienza su formación cuando surge el “boom del hierro” en Venezuela a partir de 1956, momento en que colapsaron todos los servicios en San Félix y Ciudad Bolívar ante el río humano de personas que llegaban a la zona en busca de trabajo y nuevos horizontes.

A partir de esta fecha se inician en Guayana importantes obras emblemáticas para la historia de la industria en Venezuela, tales como la construcción de las centrales hidroeléctricas en el río Caroní: Macagua I y Macagua II, Guri y Caruachi, la Planta Siderúrgica del Orinoco, construcción del complejo del aluminio con las plantas de Alcasa, Venalum, Bauxilum, Carbonorca y los Pijiguaos, el Plan IV de CVG-SIDOR C.A. con sus acerías eléctricas a colada continua, los puentes sobre el río Caroní y el Orinoco, las plantas de briquetas de prereducido y el consecuente desarrollo del moderno urbanismo y la infraestructura de una nueva e importante ciudad.

Simultáneamente para la puesta en marcha de estos complejos industriales fueron también surgiendo importantes talleres metalmecánicos para satisfacer las necesidades de las obras en construcción, auge que se mantuvo hasta el comienzo de la década de los años 90 cuando muchos de estos complejos industriales entraron en operación, lo que disminuyó notablemente la carga de trabajo y ocasionó que varios talleres operasen con menos del 40% de su capacidad instalada.

Fue en estos últimos años cuando hacia una asesoría en una importante empresa metalmecánica que observé la conveniencia de transformar gran parte de la capacidad instalada de las grandes empresas metalmecánicas en industrias manufactureras para fabricar productos derivados del acero, el aluminio, fundición, plástico entre otros para competir en ventaja con los parques industriales de Maracay, Valencia y Barquisimeto en mejores condiciones de calidad, oportunidad y costos, ya que disponíamos de:
  • Materia prima, acero y aluminio a pié de fábrica.
  • Existían proyectos para necesidades particulares de la producción.
  • Un importante patrimonio industrial construido.
  • Se disponía del Plan Guayana para préstamos a nuevas industrias.

Aproximadamente el 60% del préstamo de nuevas industrias era para cubrir el costo de parcelas, galpones y servicios, elementos de los que ya disponíamos, solo se usaría el 40% restante para la compra de la maquinaria según el tipo de proyecto. Era el gran negocio.
Lamentablemente muchas de estas empresas que ya tenían más de treinta años en la zona, en vez de empezar de nuevo, optaron por liquidar sus operaciones. Como ejemplo, podemos referir la fabricación 200 vagones tipo tolva con acero importado para CVG-Ferrominera del Orinoco, construidos en consorcio con varios talleres.
Sin embargo, esta propuesta se puso en práctica en la Zona del Hierro, con aislados ejemplos como la empresa que fábrica aspersores de aluminio para riego de excelente calidad, y así como esta existen ya otras industrias manufactureras pero aún estamos al inicio de la transformación del Parque Metalmecánico existente en Parque Industrial Manufacturero.
También los nuevos empresarios e incluso los actuales podrían utilizar los galpones descontinuados de la planta original de la Innocenti, previo acuerdo con SIDOR, donde podrían producirse una extensa gama de productos derivados del acero, tal como se rehabilitan otras edificaciones con valoración histórica o arquitectónica para nuevos usos.
Desde esta perspectiva podemos afirmar que nuestro Parque Metalmecánico actual está en capacidad de fabricar todas, absolutamente todas las bombonas de acero pequeñas, medianas y grandes, requeridas actualmente para el uso del gas doméstico, suficientes para satisfacer el mercado de Venezuela y el Caribe.
El mercadeo de los excedentes de productos manufacturados tendría que ser responsabilidad de las instituciones competentes en la materia del Estado, que en el marco del desarrollo actual de sus relaciones diplomáticas imponga nuestra nueva visión de país.
Después de 50 años sigo siendo de la opinión que la Zona del Hierro dispone de un gran potencial para el desarrollo de un Parque Industrial Manufacturero que puede sustentarse en el potencial energético-hidráulico, materias primas, infraestructura y recursos humanos con tradición en la industria.
Es bueno el momento para valorar nuestro Patrimonio Industrial.

Nota: Publicado en el Diario de Guayana en su Sexto Aniversario, el día 9 de junio de 2009.