jueves, 1 de mayo de 2008

El Centro Cívico de 1.957 - Puerto Ordaz

El Centro Cívico entró paulatinamente en servicio en 1957 y está dotado de una excelente construcción que aún perdura, tiene en su interior una placita con jardines , árboles y caminerías rodeada de amplios corredores, salvo por una parte donde se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora del Fátima, hoy Pro-Catedral. En esta placita existe un monumento al hierro. 

En este Centro Cívico se encontraba: la farmacia de Dr. Virgilio Vivas, única farmacia que existió en Puerto Ordaz por varios años, un cafetín, una librería internacional de los hermanos Guerrini, la barbería Tony, el almacén El y Ella, un cine, el Banco Royal of Canada, el comisariato, un comedor industrial, el Club Arichuna para uso exclusivo del personal de la O.M.C., la oficina de la línea Aeropostal y la panadería de Don Pepino. El club Arichuna estaba muy bien dotado, tenia cafetín tasca, sala de billar, sala de juegos, salón de fiestas con pistas de baile, cine y cancha de bolas criollas.

Durante muchos años, el Centro Cívico fue el único sitio de reunión y esparcimiento que hubo en Puerto Ordaz, allí acudíamos todas las noches, sábados y domingos, no sólo los empleados de la Orinoco Mining Company sino también los venezolanos e italianos que vivíamos en Matanzas a raíz de la construcción de la planta Siderúrgica de Orinoco que se empezó en 1956.
La Imnocenti, contratista que montaba la planta Siderúrgica, disponía de autobuses que hacían la ruta Matanzas – Centro Cívico – Matanzas. Estos salían de Matanzas a las 5:00 PM y regresaban a las 10:00 PM. La mayoría de venezolanos e italianos que veníamos al Centro Cívico no cabíamos en el cine y entonces se iniciaban caminatas por los amplios corredores o se entablaban tertulias en los bancos de acero de la plaza hasta las 10:00 de la noche cuando se regresaba a Matanzas.

Hoy día en pleno 2005 tanto el Club Arichuna, los jardines y las mismas instalaciones se encuentran en total y absoluto abandono, la escalera metálica que lo une a una caminería hacia el Campo A-2 esta totalmente corroída y destrozada. Solamente sobrevive la barbería Tony y parte del cafetín y de la librería. Este abandono del Centro Cívico contrasta con la excelente Catedral remodelada Nuestra Señora de Fátima, el Hotel Rasil, y pese a que en uno de los locales del centro funciona actualmente una oficina de Relaciones Institucionales y Publica de C.V.G Ferrominera Orinoco, C.A. y una oficina de Defensa Civil.


Soy de la opinión de que este Centro Cívico, con sus árboles centenarios y el parque de los Aceites que tiene a su lado, (también lleno de monte y abandonado), deberían considerarse patrimonio de Ciudad Guayana, ya que allí, en su placita se fundó Puerto Ordaz el 9 de febrero de 1952.

3 comentarios:

sulay dijo...

Vivo en Maracay y visito Puerto Ordaz una vez al año y siempre me gusta pasar por el Centro Cívico, ya que 30 años atras viví en el Campo A2, y todos mis recuerdos de niñez y adolescente son del Centro Cívico cuando acompañaba a mi mamá al Comisariato o cuando iba por "el caminito" camino al Cada o al Faro; y ciertamente lo vi solitario y algo abandonado, pero en mis recuerdos siempre es muy bonito,
Saludos,
Sulay Bermúdez

Norma Gómez dijo...

Hola amigos, es una lástima que nuestro "centro cívico", el que nos vió crecer, bautizarnos, casarnos, etc, esté abandonado y el cerro, aquel donde los estudiantes libros en mano pasábamos las horas los fines de semana, sea presa del abandono total, ya el "caminito" no existe, la zanja está cubierta de maleza, y mejor no sigo porque me entristece que MI Puerto Ordaz, esté en las condiciones que se encuentra. Un saludo, ya haré otro comentario.

Anónimo dijo...

ojala todos colocaramos nuestro granito de arena y no dejáramos todo en manos de las autoridades, recuerden que nos tiene que doler nuestro país y es sumamente importante lo que uno hace y no sentarse a esperar que nos arreglen todo he visitado el centro cívico es un lugar muy bonito, vale la pena rescatarlo ya yo empece restaurando áreas donde hay maleza y sembrando plantas con otras personas, saludos