domingo, 21 de septiembre de 2008

Apuntes de clase de 1946 - Don Andrés Bello

Parte II
Escuela Ténica Industrial
Caracas, 1943-1947
3er Año B. Carnet Nro 213
Tema de Castellano y Literatura
4 de abril de 1946

Don Andrés Bello, un nombre que suena grato y gustoso a todos los oidos de los americanos y muy en especial a los chilenos y venezolanos, porque fue el hombre que recorrió con paso firme y sereno el áspero sendero de la vida, dejando tras ese camino una luminosa estela de de gloria, civilización y cultura; una gigantesca labor en pro del bienestar de América y un camino claro y amplio para que por él se encauzaran las letras, las artes, la educación y en general todas las fases de la sabiduría que contribuyen a hacer de nuestra América el más grande y glorioso de los continentes del mundo.
El nombre de Andrés Bello evoca poesía, civilización, libertad y todo lo que signifique engrandecimiento.
Si América debe su libertad a Simón Bolívar y a sus abnegados próceres de todo el continente, que siempre estaban dispuestos a dar hasta su última gota de sangre porque la emancipación de sus terruños se cristalizara, así mismo es verdad que debe a Andrés Bello más que a ningún otro, su engrandecimiento cultural, su emancipación intelectual y sus claros conceptos educativos. Bello dedicó todas las ideas de su cerebro genial a la realización de su hermosa jornada.
El genio de Bello es múltiple, en él encontramos en forma grandiosa al filósofo, al tratadista de Derecho Internacional, al filólogo, al legislador, al diplomático y al educador de pueblos; cualidades éstas que son estimuladas por las características de su pensamiento, sentido práctico, honradez, precisión, amor a las realidades y odio a lo absurdo y a lo abstracto .
En cuanto a su carácter encontramos en Bello a un ciudadano modelo, amigo de la paz, honrado y trabajador. Pero veamos a grandes rasgos los aspectos de su vida.
Nació Bello en Caracas un 29 de noviembre de 1781, ciudad ésta que junto a Londres y a Santiago de Chile forman el triángulo donde desarrolla su vida y su obra, fueron sus Padres Don Bartolomé Bello y Ana Antonia López..
A los 11 años le encontramos leyendo las estupendas obras de Calderón de la Barca, que fue uno de los autores favoritos del joven, gracias a la hermosa construcción literaria de que hacía gala. Más tarde estudia latín en uno de los conventos de la época, lee el Quijote de Cervantes y conoce a muchos clásicos latinos, luego entra en el Convento de Santa Rosa donde perfecciona sus conocimientos de la lengua madre el latín y a los 16 años traduce “La Eneida” de Homero .
Ávido de ser filósofo, ingresa a la Universidad Central y a los 3 años de estudios ve coronados sus esfuerzos con el grado de Bachiller en Filosofía y Ciencias.
A los 18 años es Maestro de Geografía del Libertador. Acompaña a Húmboldt y Bonpland en su excursión a La Silla del Ávila y los eminentes naturalistas quedan admirados de la precocidad del joven Andrés Bello.
En 1810 a raíz de la Declaración de la Independencia, la Junta de Gobierno de Caracas lo llama a ocupar la Secretaría de la misma, a lo cual accedió gustoso. Poco después es enviado a Londres en Misión Diplomática acompañando al Libertador y a López Méndez , dando así comienzo a su larga y brillante carrera diplomática.
Después de la Conferencia con el Ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Bolívar regresa a Venezuela dejando en Londres a Bello y a López Méndez como comisionados del país.
Ya para ese tiempo, Bello había dado sus primeros pasos en el campo de la poesía, más eran tan excelentes sus trabajos que parecían ser las obras de un poeta ya consagrado, entre sus poemas citamos: La Oda al Anáuco, La Oda a la Nave, Romance a un Samán, y dos sonetos: A La Victoria de Bailen.y Mis Deseos. Escribió también los dramas: Venezuela Consolada, España Restaurada y Resumen de la Historia de Venezuela; entre sus grandes poemas encontramos: Silva a la elocución de la poesía en 1823 y Silva a la agricultura en la Zona Tórrida en 1826.
En Londres estudia griego y llega a dominarlo perfectamente y traduce a Sófocles y a Eurípedes.
En 1824 luego de enviudar de su primer matrimonio se casa con Isabel Antonia Dunn y procrean 13 hijos.
Después del terremoto de 1812, es destruida la casa de Bello y reestablecido el Régimen Colonial en Venezuela, Bello queda sin empleo y sin auxilios de ninguna especie , se dedica a dar clases de Latín y Castellano, pero escasean los alumnos y vive horas de negra amargura y miseria .
Más como hombre inquebrantable y emprendedor colabora con los distintos periódicos de Londres entre ellos “El Cóndor Americano” que dirigía un guatemalteco, quien era encargado de la delegación de Chile en Londres y nombra a Bello Secretario de la delegación gracias a sus excelentes méritos, luego también es nombrado Secretario de la Delegación de Colombia y miembro de La Academia Nacional de ese país, no por esto descuida su labor en pro de la cultura de América.
En 1829 es invitado por el Gobierno de Chile a residenciarse en ese País y se marcha dejando en Londres la estela de su hermosa carrera cultural y diplomática que habría de ganar laureles en Chile y en el mundo entero.
Encuentra Bello en Chile una atmósfera literaria, fue Chile el único país que supo reconocer sus méritos y lo acogió con toda la benevolencia y admiración que él merecía.
A mediados de1829 es nombrado Rector del Colegio de Santiago y desde allí comienza a desarrollar su extraordinaria , noble y gigantesca labor como educador.
Luego recibe un cargo en el Ministerio de Hacienda pero en realidad sitúa su centro de operaciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde realiza una magnífica labor como diplomático.
En 1830 dirige y publica “El Araucano” órgano del Gobierno , Bello redacta y dirige la sección de Letras y Ciencias. Al año siguiente propone la creación de las escuelas no solo de Chile sino de toda América.
En 1832 lanza su primera edición de “Principios del Derecho “ y tres años más tarde aparece la primera Edición de “Los Principios de Ortología y Métrica”, aquí aparece el gramático , el filósofo y el cultivador dictando una extensa cátedra sobre lengua y creación gramática.
En 1840 comienza su trabajo que lo consagró como legislador : “El Código Chileno” y un año después aparece por primera vez su análisis de “La Conjugación Castellana”, profundo estudio sobre la materia y dedicación constante, produjeron ésta magnífica obra.
En 1843 es nombrado Rector de la recién fundada Universidad de Chile y en 1847 se publica la primera edición de su “Gramática Castellana”, más tarde en pago y reconocimiento a una inmensa labor educativa es nombrado miembro de honor de la Real Academia Española .
El 15 de octubre de 1865 muere en Santiago de Chile, a los 84 años de edad, el que fuera el máximo educador de la lengua castellana.
Su nombre se pronuncia hoy con profundo respeto y reconocimiento.
Sus obras se han divulgado por todo el mundo sembrando en todas partes la cultura , la civilización y el engrandecimiento de los pueblos.
Dediquemos este trabajo al maestro inmortal de los americanos: Don Andrés Bello.