jueves, 15 de septiembre de 2011

Homenaje de "El Correo del Caroní" a mi padre

No puedo menos que dar las gracias llena de emoción por ese bello homenaje que ha hecho el diario "El Correo del Caroní" en honor a mi padre.
Estoy segura que ahora desde el cielo, estará leyendo el periódico y sonriendo lleno de satisfacción y mucha felicidad al ver lo querido y recordado que es.
Muchas gracias por estas letras, gracias a todo el personal del Diario y en especial a Betty Lyon Bonucci redactora de este homenaje.
Vilma Vivas
Bélgica, 15/09/2011



Del hábito siderúrgico al encanto de la historiaPDFImprimirE-mail
Jueves, 15 de Septiembre de 2011
Rafael Vivas Vivas se interesó en estudiar los orígenes de la ciudad y plasmó sus hallazgos en su libro El Sol de los Andes, El Dorado del Siglo XXI.
Betty Lyon Bonucci
cultura@correodelcaroni.com
“Una de las más importantes virtudes del hombre es la memoria”. Con estas palabras Fruto Vivas inició el prólogo del libro El Sol de los Andes escrito por su hermano, Rafael Vivas Vivas, quien falleció el martes en Caracas y cuyas cenizas serán traídas a la tierra que lo adoptó por siempre: Guayana.

Vivas Vivas nació el 24 de octubre de 1926, en el páramo de La Negra, en La Grita, estado Táchira. En 1960, Rafael se mudó a Puerto Ordaz con su familia, fijando residencia en Campo A2 del campamento minero de la Orinoco Mining Company of Venezuela. Luego su vida transcurre en la Siderúrgica del Orinoco, en donde Vivas Vivas continuó trabajando hasta 1988, con 62 años.

El técnico industrial se dedicó por muchos años a la industria metalúrgica, pero también al estudio de la historia regional. Su amor por esta tierra se evidencia en su libro El Dorado del Siglo XXI, en donde no sólo cuenta su historia, sino que profundiza en el nacimiento de la “ciudad planificada” y su evolución como tierra de hierro.

“En mi opinión, como pionero, considero a la Guayana con su zona del hierro como el famoso Dorado que soñaron y buscaron Sir Walter Raleigh y los conquistadores españoles hasta finales de 1500”, escribió Vivas Vivas en la introducción de su libro en agosto de 2008.

Un legado inmensurable
La obra de Rafael Vivas Vivas esboza los recuerdos de su niñez y juventud, vividas en los Andes junto a sus padres y hermanos.

Así como sus estudios y como, por vueltas de la vida, llegó a Ciudad Guayana para presenciar la época dorada de Sidor.

“Rafael Vivas Vivas es un luchador, un campeón, un ganador, sus andanzas por su Sol de Los Andes y El Dorado del Siglo XXI, sus memorias, sus luchas y sueños siempre nos harán sentirlo cerca de nosotros, en cada letra de éste blog escrito con tanto amor y dedicación”, publicó Vilma Vivas en el blog administrado por su padre.

A través de ese blog (elsoldelosandes.blogspot.com), Vivas Vivas publicó varios de los capítulos pertenecientes a su libro, así como también algunos artículos de opinión. Correo del Caroní también fue uno de sus espacios de publicación durante muchos años.

El tachirense de origen y guayanés de corazón también fue un defensor de los derechos de los jubilados de Sidor, dedicando varios escritos a las injusticias presenciadas.

¡Adiós, pionero!
Rafael Vivas Vivas luchó por su vida optimistamente, su familia da fe del optimismo del sidorista pionero, asegurando que “Rafael Vivas Vivas no ha muerto, sólo se ha transformado en luz, tinta, papel y letras”.

Sin duda, su partida es lamentada por muchos, pero también será recordada, pues su historia única de cómo un tachirense llegó a Guayana para verla crecer como ese emporio prometedor, quedará inmortalizada en sus escritos.

El pionero y fundador de la Planta Siderúrgica del Orinoco de Guayana, que adoptó estas tierras y se sintió orgulloso de cada uno de sus logros, falleció el 13 de septiembre en Caracas. Sus restos serán trasladados a Ciudad Guayana.