lunes, 12 de mayo de 2008

CVG SIDOR: ¿Justicia antes de la muerte?

Este artículo ha sido escrito por mi hija Vilma y fue publicado en el "Correo del Caroní" de Ciudad Guayana el día sábado 10 de mayo
Quiero compartirlo con uds, mis lectores.

CVG SIDOR. ¿ Justicia antes de la muerte?

El día jueves 10 de abril en el programa “Dando y Dando” de Venezolana de Televisión tuve la oportunidad de ver a mi papá Rafael Vivas Vivas ser entrevistado desde los portones de SIDOR C.A.

También leí su artículo titulado: “CVG Siderúrgica del Orinoco, CA: El viacrucis de sus pioneros jubilados” publicado en Aporrea el día 3 de abril.

Y siento una profunda tristeza porque tengo años siendo testigo de esta lucha de mi padre sin ver que obtiene resultado alguno, sin ver que obtiene justicia en otras palabras.

Me permito copiar este texto tomado de http.//es.wikipedia.org
La Justicia no es el dar o repartir cosas a la humanidad, sino el saber decidir a quien le pertenece esa cosa por derecho. La Justicia es ética, equidad y honradez. Es la voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo. Es aquel sentimiento de rectitud que gobierna la conducta y hace acatar debidamente todo los derechos de los demás. Hans Kelsen la define así: "La Justicia es para mí aquello bajo cuya protección puede florecer la ciencia, y junto con la ciencia, la verdad y la sinceridad. Es la Justicia de la libertad, la justicia de la paz, la justicia de la democracia, la justicia de la tolerancia."
Y es por este tipo de justicia que escribo estas líneas, es por esta justicia que quiero creer que aún puede ser posible una lucha o una esperanza.
Y sé que no es sólo la lucha o la esperanza de mi padre sino la de muchos otros que aún viven y que también esperan justicia. Como decía en su artículo: “Hoy en el año 2008, somos unos pobres pioneros jubilados de C.V.G Sidor C.A y a partir de 1998 adoptados o arrimados a Ternium Sidor…”

Una lucha que lamentablemente nunca verá su recompensa. Pensarán que peco de pesimista, pero lo que soy es realista. ¿Cómo es posible que en este país Venezuela, se cometa un atropello de tal naturaleza en contra de pioneros y fundadores de SIDOR, que dieron su vida y sus mejores años de servicio a una Planta que a la hora de jubilarlos lo que les dió fue una miseria?

Una miseria que tras muchos esfuerzos fue llevada después de muchos años al Salario Minimo Nacional pero que aún asi no se acerca a lo que merecidamente deberían devengar estos pioneros después de todos esos años de mística y dedicación a la Patria en la labor desempeñada en SIDOR durante muchos años.

Porque si vamos a creer en lo que dice la Ley del Estatuto sobre el Régimen de Jubilaciones y Pensiones de los funcionarios y empleados de la Administración Pública Nacional de los Estados y Municipios (promulgada el 18/07/1986 en Gaceta Oficial Nº 3850), entonces debería ya hace muchos años haberse homologado las pensiones de jubilación de estos pioneros de SIDOR tal y como lo hicieron en su oportunidad otras empresas básicas de la CVG. Y hoy nos encontramos con la triste realidad que siguen sin recibir justicia.

Y lo peor de esto es que estos pioneros son ya personas mayores de 80 años, incluso algunos de ellos ya han fallecido y nunca vieron la luz en esta lucha y por lo que presumo los que quedan vivos tampoco la verán entre ellos mi padre.

Seguimos viendo con suma tristeza como en Venezuela no se respetan ni se le dan cumplimiento a las leyes, como en este caso. Es una burla total a la dignidad y a la dedicación al trabajo por tantos años. Miles de excusas siempre para amparar la impunidad de quienes juegan con los derechos de los trabajadores. Porque un trabajador por ser jubilado de una empresa no pierde su condición de ex-trabajador ni le pueden ser derogados sus derechos en la misma tal y como lo es el derecho a una pensión de jubilación acorde a sus méritos y entrega asi como acorde a las leyes.

Ahora SIDOR ha sido nacionalizada por el Presidente de la República y será que con este nuevo paso en la historia de SIDOR, ¿se hará justicia a estos pioneros jubilados? O seguiremos escuchando historias amargas de imposibles y cuentos de “nunca acabar” para distraer las esperanzas y esfuerzos de estos ancianos ya en las puertas de la muerte?

Quizá les den un ajuste al salario mínimo, el aumento decretado por el Presidente para todos el 1ero de mayo, quizá un consuelo para que no digan más nada y se callen la boca. Qué tristeza!

Pudiera ser que alguno con poder o influencia al leer estas líneas pueda interceder por estos pioneros jubilados de SIDOR y homologarles las pensiones tal y como lo demanda la Ley?

¿Será posible que la nueva Directiva de SIDOR considere que es “justo y necesario” hacer y administrar justicia para “todos” por igual?

Señores de la nueva Directiva de SIDOR, piensen en estos pioneros que merecen todo el respeto y toda su consideración. Estrenen esa Directiva con una noble labor: La homologación de la pensión de los pioneros sidoristas.
Hagan justicia antes de la muerte!

O me tocará ir al entierro de mi papá sabiendo que murió sin haber recibido la justicia ( léase homologación) que merece?

Posiblemente sea esto último lo que suceda. Porque aunque dicen que la esperanza es lo último que se pierde yo creo que aquí se ha perdido la decencia, la honestidad y el deber de justicia con los que noblemente entregaron la vida a una causa y eso es más que mil esperanzas juntas.

¡Qué pena me da!

Vilma Vivas